Revelado básico de RAWS

La edición básica de imágenes RAW con Lightroom es muy sencilla y se concentra en el uso del panel Básico (Basic), con estas herramientas podemos realizar la mayor parte de de las tareas de edición de una imagen ajustando el balance de blancos, la exposición y la saturación de la imagen.

A primera vista impone la gran cantidad de herramientas disponible ¿Hacen falta todas? ¿Cuáles son las más importantes para hacer el trabajo habitual?

Si nos fijamos en la columna de la derecha del mólulo de revelado (Develop) podemos ver que en el primer panel, denominado “Basic”, están las herramientas que vamos a utilizar para hacer el 90% del trabajo de edición.

Lo normal al abrir una imagen es que, en primer lugar, ajustemos el balance de blancos (WB) para dejar la fotografía con un equilibrio de color real. Para ello utilizaremos el primer deslizador (Temp), que nos va servir para regular la temperatura de color de la imagen.

Lo normal es que no tengamos que hacer más que un sutil ajuste, ya que si hemos hecho las fotografías con el ajuste de la cámara en automático, lo más habitual es que el resultado sea casi correcto en la mayoría de casos. En cualquier caso, lo moveremos ligeramente para dejar el tono de color que más nos guste. Si movemos a la derecha haremos más cálida (anaranjada) la imagen y si lo hacemos hacia la izquierda la imagen serás más fría (azulada).

En segundo lugar debemos ajustar la exposición y comprobar que los tonos más claros (altas luces) y las sombras muestran el detalle necesario. Para ello, contamos con la ayuda del histograma que nos va a identificar qué tonos precisan de ser editados. Así, si la imagen está sobreexpuesta el histograma estará desplazado hacia la derecha; y si, por el contrario, está demasiado oscura veremos que el histograma estará muy desplazado hacia la izquierda.

Lightroom cuenta con cuatro deslizadores que nos permiten actuar de forma selectiva sobre diferentes zonas del histograma. El primero que debemos mover, si hace falta, es el de exposición (Exposure), que actúa sobre los tonos medios situados en la zona central del gráfico y que, en principio, realizará el ajuste más importante en la exposición. Si los movemos hacia la derecha aclararemos la imagen y si hacemos lo contrario la imagen se oscurecerá.

Pero no podemos limitarnos a este único ajuste. Las otras tres herramientas nos van a permitir ajustes selectivos en zonas muy importantes de la imagen. El control “Recovery” (recuperación) nos va a permitir recuperar información en las altas luces, consiguiendo que áreas blancas sin detalle (nieve a pleno sol, plumajes blancos, etc.) recuperen la textura.

Hay casos en que la imagen no tiene detalle en las zonas de sombra y seria interesante poder aclararlas, para ello está la herramienta “Fill Light” (luz de relleno) que puede conseguir que recuperemos información con un efecto similar al de haber utilizado flash de relleno.

Por último, encontramos el deslizador “Blacks” (negros), que permite buscar el punto negro de la imagen y ajustarlo en función del resultado que deseemos conseguir así podemos aclarar los tonos más oscuros de la imagen u oscurecer selectivamente los negros, con lo que en ocasiones podemos conseguir una imagen con más contraste, que da más fuerza al resultado.

Si pasamos el ratón por encima del histograma podemos ver que herramienta es la que actuará en cada zona: un texto indicará la herramienta y los deslizadores aparecerán resaltados en color blanco.

Una vez que el color y la exposición se han fijado podemos ajustar el contraste para darle un toque que realce la imagen.

Tras esto podemos saturar los colores (aumentar su viveza) utilizando los controles “Saturation” o “Vibrance”, el segundo actúa saturando selectivamente de forma que se evita que los tonos de piel queden anaranjados en exceso. Es importante no excederse en este ajuste, ya que es fácil producir resultados muy artificiales.

Leave a Comment: